Recomiendan establecer una rutina en teletrabajo para evitar que sea una “jornada laboral sin fin”
  • Categoría de la entrada:Prensa

Volver a usar el despertador, silenciar notificaciones de WhatsApp y organizarse ayudan a delimitar el horario de trabajo, según psicóloga laboral.

Tener una rutina diaria, organizarse y realizar una desconexión digital son claves para evitar la “jornada laboral sin fin”, un problema que aqueja a muchas personas que realizan teletrabajo.

“Tener la oficina en casa ha afectado en cuanto a poner límites de horario al trabajo, porque está la oficina presente todo el día. Muchos trabajan hasta el anochecer o incluso a veces los fines de semana. Cuando tienen una llamada o mensaje fuera de horario laboral, habitualmente las personas contestan, o responden correos fuera de horario de trabajo. Todo se ha ido desordenando”, advierte la psicóloga laboral Lissette Domínguez, directora de Atracción de Talentos de la empresa de recursos humanos SOS Group.

A esto se suma que al trabajar en casa, frecuentemente se mezcla el horario laboral y los quehaceres del hogar, lo que va desconcentrando, desenfocando del trabajo y restando productividad.

“Muchas personas en teletrabajo presentan un cansancio emocional y mental. Algunos manifiestan que no desean levantarse en la mañana a trabajar. Esto se produce porque en teletrabajo habitualmente se desordena la rutina y no hay un límite entre la vida personal y laboral, a lo que se suma que la tecnología difícilmente permite una desconexión digital”, advierte Domínguez.

No trabajar en pijama

Sin embargo, el teletrabajo es una modalidad que probablemente seguirá por mucho tiempo.

Para poner límites al horario de trabajo y evitar que sea una “jornada laboral sin fin”, la experta aconseja replicar el sistema de organización que se tenía al realizar un trabajo presencial, es decir, realizar los quehaceres del hogar antes o después de la jornada laboral, pues efectuar estas tareas entremedio de la jornada perturba y desenfoca mentalmente del trabajo, reduciendo la productividad.

También es importante autoorganizarse y establecer una rutina de trabajo y otra de desconexión. Esto significa volver a usar el despertador, ducharse, desayunar, vestirse y comenzar a trabajar en el horario que corresponde. “Muchos empiezan a trabajar con pijama, y eso no pone una límite mental entre la vida personal y la jornada laboral”, advierte Domínguez.

Asimismo, la desconexión digital ayudará a poner límite al horario de trabajo. Para esto se puede establecer respuestas automáticas de WhatsApp donde se señale que se está fuera de horario laboral y se podrá atender al día siguiente. También se puede apagar el celular asignado a trabajo o silenciar las notificaciones laborales.

“Cuando un jefe reiteradamente te contacta fuera de horario laboral, se puede conversar francamente y manifestarle que se está fuera de horario laboral y tenemos otras actividades personales que realizar”, aconseja.

En teletrabajo muchos han debido habilitar como oficina el comedor del hogar. En estos casos, la psicóloga recomienda guardar el notebook al terminar la jornada. “Finalizado el trabajo, hay que evitar tener el computador a la vista, pues la mezcla de la vida personal y el trabajo produce sensación de “jornada laboral sin fin”, advierte.

También es importante respetar el horario de almuerzo y se pueden realizar breves pausas de desconexión en la jornada de trabajo, que permiten bajar el estrés.

Al terminar la jornada laboral, sugiere realizar otras actividades que permitan despejar la mente aunque no se pueda salir del hogar, como tejer, meditar, hacer yoga, o algún otro hobby o afición.

Fuente: Diario Concepción

Deja una respuesta