Espíritu de equipo: cómo mantenerlo a través de la pantalla
  • Categoría de la entrada:Prensa

LAS PROYECCIONES DE UNA SEGUNDA OLA DE CONTAGIOS POR CORONAVIRUS PODRÍAN MANTENER EL TELETRABAJO. QUÉ ACCIONES SE DEBEN DESARROLLAR PARA AFIATAR A LOS EQUIPOS. ACÁ, LA RESPUESTA DE LOS EXPERTOS.

El covid-19 cambió la forma de relacionarnos. Así, lo presencial dio paso a lo virtual y en el mundo laboral eso se reflejó en la masiva adopción del teletrabajo.

Y si bien esta medida evitó que la mayor parte de la fuerza de trabajo se contagiara, lo cierto es que tras 9 meses de trabajo remoto, muchos comienzan a preguntarse cómo puede haber afectado la distancia al espíritu de equipo, que se construye básicamente en la interacción cara a cara.

En este contexto, mantener el espíritu de equipo en el trabajo diario se ha convertido en un desafío. Para lograrlo, afirma Álvaro Vargas, gerente general de SOS Group, es clave saber cómo llegó preparado el equipo a la pandemia. «Un equipo de trabajo que antes de la pandemia venía desempeñándose bien, había generado lazos de confianza y tenía objetivos comunes que guiaban al grupo antes de la e pandemia, tenderá a mantener este espíritu de equipo durante la etapa de teletrabajo», explica.

Por el contrario, un grupo con problemas de liderazgo, desconfianzas interpersonales, mal clima laboral y relaciones deterioradas antes de la pandemia, precisa, «probable-mente incrementará estos problemas en teletrabajo, pues las personas trabajan más aisladamente y no tienen una comunicación constante».

Paola Veloso, sales manager Chile en VISMA Latinoamérica, añade que «las modificaciones en la forma de trabajar —y por la situación de crisis de salud en general—generan incertidumbre, temores, angustia y, en este nuevo escenario, recursos humanos tiene un rol funda-mental: preocuparse por mantener unidos y en con-tacto a los equipos, iniciativa que debe impulsarse junto con los líderes».

A su juicio, esta unión debe propiciarse tanto en actividades estrictamente laborales que hacen al negocio —y así continuar con el «business as usual»— como en otras que solo pretendan fomentar el conocimiento, el entendimiento y la empatía entre los integrantes de un equipo. La clave pasa porque colaboradores, líderes y jefes de equipo tengan una comunicación diaria o periódica—fluida, que mantenga los lazos en el equipo laboral y saque a las personas del aislamiento al cual se arriesgan con el teletrabajo.

«Es fundamental que el líder de un equipo de teletrabajo no solo se relacione di-rectamente con cada integrante para saber sobre sus avances, dificultades y lo-gros laborales, sino que también para conocer de su boca cómo está anímica y emocionalmente en términos personales y familiares. No hay que olvidar nunca que detrás de un trabajador existe siempre una persona con sentimientos, sueños y aspiraciones», afirma Andrés Carde-mil, director de HumanNet.

ACCIONES

En esta línea, Paola Veloso señala que es importante impulsar momentos de encuentro en los que cada uno cuente cómo es su realidad diaria: los malabarismos para realizar tareas laborales y del hogar, colaborar con personas mayores de la familia, con los niños y sus tareas, lo duro de
vivir solo en estos momentos. «Son espacios de desahogo en los que la gente se abre sinceramente; una especie de catarsis que sirve para conocerse y ayuda a entender mejor al otro, y hasta sentirse identificado y reírse de las mismas dificultades. Conocernos contribuye a entendemos, y esto es esencial», sentencia.

Coincide Andrés Cardemil, al señalar que se deben gene-rar espacios para compartir más allá de lo laboral. «Es importante que se realicen actividades remotas o presencia-les con los cuidados pertinentes para que los miembros de un equipo puedan disfrutar de una mañana o tarde entre-tenida, que les permita conocerse mejor y desde otro punto de vista», afirma.

En términos laborales es relevante que se definan objetivos realistas y consensuados, así como tareas claras para – explica el ejecutivo de HumanNet— «no generar frustración en los colaboradores».

Esto, precisa Álvaro Vargas, también contribuye a promover la capacidad de autogestión de los colabora-dores para resolver sus tareas. «Si cada persona sabe qué tareas claramente son su responsabilidad, cómo realizar las y automotivarse, se podrá avanzar en los objetivos compartidos por el equipo y fortalecerá el espíritu de equipo. Los grupos trabajan en función de objetivos, y si todos accionan para alcanzarlos, aunque sea a distancia por teletrabajo, es más fácil mantener el espíritu de equipo», sentencia.

Fuente: https://digital.elmercurio.com/2020/12/19/B/IO3T3MIJ

Deja una respuesta