Escucha activa para fortalecer a los equipos de trabajo
  • Categoría de la entrada:Prensa

EN TIEMPOS CONVULSOS COMO LOS ACTUALES, LA CLAVE ES DEJAR DE LADO LAS RESPUESTAS AUTOMÁTICAS PARA PONER ATENCIÓN A LO QUE LOS COLABORADORES DICEN Y MANIFIESTAN.

Este fin de año ha sido particularmente exigente. No solo en términos laborales, sino que también psicológicos y emocionales, pues el alza en la cifra de contagiados por covid-19 que se ha observado en las últimas semanas y la inminente llegada de una segunda ola de la pandemia han afectado el ánimo de la mayoría de la población.

Y eso imparta, coinciden los expertos, en la productividad de los colaboradores, pues el miedo y la incertidumbre vuelven a aparecer en el horizonte de las personas.

En este contexto, el concepto de escucha activa ha comenzado a tomar protagonismo en las organizaciones, pues para que cada colaborador pueda desarrollarse al máximo, los líderes deben ser capaces de prestar atención a lo que se dice, pero también al trasfondo de los mensajes.

Para Marcela del Barrio, directora de Gestión de Personas de Sodexo Servicios de Beneficios e Incentivos, este tipo de habilidades es fundamental, porque «la salud mental de los colaboradores, y la salud en general, repercute directamente en la productividad y el compromiso que tengan con su trabajo».

Álvaro Vargas, gerente general de SOS Group, afirma que «un líder efectivo debe saber escuchar cómo se sienten los colaboradores», especialmente en época de teletrabajo. Y esta escucha activa se debe propiciar tanto en reuniones grupales, de manera de generar contención de equipo, como en una relación individual con cada colaborador.

«Esto ayudará al jefe a tener un rol activo para resolver la falla de funcionamiento del equipo o asignar un psicólogo laboral que se comunique con el colaborador afectado», explica. Y va más allá. Aquellas organizaciones que continúen con teletrabajo en 2021 -sugiere- «podrían comenzar a pensar en un equipo de soporte, como un psicólogo laboral, un coach o mentor que apoye y capacite al equipo en cómo trabajar remotamente».

Coincide Nicolás Compte, gerente de Personas en Adexus, quien afirma que las compañías deben monitorear «los factores de riesgo que atenten contra el clima organizacional. También pueden solicitar apoyo a especialistas externos para colaboradores que presenten complicaciones en el manejo de las ansiedades y el estrés».

OPCIONES

En Visma Latinoamérica, señala Paola Manager, su sales manager Chile, la premisa es «las personas primero», por lo que «mejorar la experiencia de nuestra gente es primordial en estos momentos. Y, en este sentido, la escucha activa es fundamental».

«El covid-19 nos obligó a parar y recalcular para concebir actividades de engagement: de alto impacto y bajo costo en un escenario nuevo.

Ofrecimos a todo el equipo una charla sobre el impacto de la pandemia y el confinamiento en la salud mental, a modo de prevención y para preservar la salud anímica del equipo», comenta.

Asimismo, se implementaron reuniones grupales en las que personas en situaciones similares -por ejemplo, padres y madres con hijos pequeños o en edad escolar-comentan y buscan estrategias que ayuden a compatibilizar la vida familiar con el homeoffice.

Otra instancia es un espacio de encuentro virtual en el que cada uno muestra algo que sabe, le divierte hacer y que puede enseñar al resto para «pasarlo bien» y entretenerse: coctelería, cómo hacer una huerta familiar, bordado, fotografía, etc.

«Todos son espacios de escucha activa, con gran participación, en los que se logra conectar desde otro lado con el compañero de trabajo de todos los días, que motivan mucho a nivel individual y de equipo. Muchas veces lo que una persona necesita es que la escuchen, desahogarse. Solo eso alivia, y se comienzan a ver las cosas de forma más optimista», dice.

En esta línea, por ejemplo, Sodexo ha implementado un programa telefónico y digital de ayuda preventivo -Asistencia Pass-, que no solo abarca el ámbito psicológico, sino que también legal, financiero y nutricional, y que puede hacerse extendible a la familia del colaborador. «En tiempos donde el trabajo ingresó de lleno al hogar, todo lo que ocurre dentro de este afecta al trabajador», afirma Marcela del Barrio.

TECNOESTRÉS

Aunque al inicio de la pandemia el contacto digital era muy bienvenido, con el paso de los meses la novedad pasó e incluso, se comienza a hablar de la saturación de los colaboradores frente a la tecnología.

En este sentido, Kristi Rosenberg, country manager de Shippify Chile, insta a «respetar y fomentar el equilibrio entre trabajo y vida personal», así como «estar atentos a los indicios de estrés que pueden demostrar, como estados depresivos, de agotamiento emocional, fatiga, pérdida de autoestima, negativismo, un sentido de falta de realización personal, desconcentración y un bajo rendimiento laboral».

Sandra Diaz, directora de Valor Humano de WOM, añade que «los lideres deben estar alertas a las señales que pueden denotar un exceso de conexión con el trabajo o a la falta de limites entre la vida personal y la laboral».

Fuente: EMOL

Deja una respuesta